Vivero de piezas

El vivero de piezas es un proyecto en constante evolución, forma parte de mi proceso creativo con la cerámica. Hay que contemplarlo como un conjunto de piezas, una especie de universo de formas orgánicas y vegetales con las que reflexiono sobre la forma y el gesto de la vida.

Puede entenderse como una manera de aterrizar ideas que empiezan siendo bastante abstractas y que van tomando forma de manera intuitiva mientras dejo que mis manos trabajen el barro en una exploración compartida. Por un lado existe un deseo de representar un concepto en una búsqueda formal y por el otro me encuentro con el lenguaje del barro, su suavidad, y sus límites técnicos. Es en ese diálogo intermedio donde nacen las piezas, a medio camino entre mis pensamientos y lo que deciden hacer las manos en contacto con el barro.

El Viver de peces es por lo tanto un laboratorio de experimentaciones y bocetos donde voy incubando las ideas de otros proyectos a medida que voy reflexionando y explorando las posibilidades expresivas de estas formas.

Es también el placer de crear y estar conectada con la forma y el material y ver cómo a medida que se va ampliando el vivero se va consolidando un cuerpo de piezas que en su conjunto me evocan los sutiles ritmos de la vida.